martes, 7 de diciembre de 2010

PARCIANISMO Y SIMBOLISMO

PARCIANISMO:
Movimiento literario que surge en Francia en el último tercio del siglo XIX. Su nombre procede de Le Parnasse contemporain (1866), publicación que recoge los poemas de mayor interés.
A partir de 1850, la poesía francesa muestra marcadísma tendencia a hacerse más objetiva, menos personal, más cuidadosa de la exactitud en el color, más acabada en la expresión, más análoga a las artes plásticas: es una reacción contra el romanticismo.
Las figuras más representativas son: Théophile Gautier, con Esmaltes y camafeos, en los que se desprende un gusto y admiración por el mundo griego; Leconte de Lisle con Poèmes antiques, Poèmes hindous y Poèmes barbares, en los que se interesa por los mitos griegos, la sabiduría oriental y la Edad Media; y Charles Baudelaire, cuya inspiración era completamente nueva, sensual, refinada e inquietante, expresada en una forma de madurada y clásica perfección.

Fue una tendencia de vida efímera, hunde sus raíces en las tradiciones de la poesía francesa de los siglos XVI y XVII. Nace como oposición al Romanticismo y se diluye con la aparición de otras corrientes como el Decadentismo, el Simbolismo. Los rasgos que lo caracterizan arrancan del lema de T. Gautier “el arte por el arte”; consideran la belleza como un valor esencial y eterno, de ahí que vuelvan la mirada hacia el mundo helénico con lo que conlleva de perfección formal y admiración por las líneas puras y equilibradas.

Su aportación fundamental hay que buscarla en el Modernismo.

SIMBOLISMO:
El Simbolismo fue uno de los movimientos artísticos más importantes de finales del siglo XIX, originado en Francia y en Bélgica. En un manifiesto literario, publicado en 1886, Jean Moréas definió este nuevo estilo como «enemigo de la enseñanza, la declamación, la falsa sensibilidad y la descripción objetiva». El movimiento tiene sus orígenes en Las flores del mal, libro emblema de Charles Baudelaire. Los escritos de Edgar Allan Poe, a quien Baudelaire apreciaba en gran medida, fueron también un gran influyente en el movimiento, concediéndole la mayoría de imágenes y figuras literarias que utilizaría. La estética del Simbolismo fue desarrollada por Stéphane Mallarmé y Paul Verlaine en la década de 1870. Ya para 1880, el movimiento había atraído toda una generación de jóvenes escritores cansados de los movimientos realistas. Fue definido en su momento como un movimiento oscuro y enigmático debido al uso exagerado de metáforas que buscaban evocar afinidades ocultas por medio de la sinestesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada